Conecta con nosotros

Consejos

Cómo empezar: que hay que hacer cuando estás atascado en el inicio de tu cambio de trabajo

Una cosa es saber que quieres hacer un cambio de trabajo o profesión y otra muy distinta es poner realmente las ruedas en movimiento.

Publicado

on

ue hay que hacer cuando estás atascado en el inicio de tu cambio de trabajo
Photo: Shutterstock

Estás listo para hacer un cambio. Estás harto de sentirte mal en el trabajo. Y te cuesta saber por dónde empezar.

Aquí encontrarás la forma de cómo  empezar de nuevo sobre todo en tiempos de mucha incertidumbre en medio de una situación critica mundial, dando pasos prácticos y positivos hacia una carrera más satisfactoria.

Platón dijo: «El comienzo es la parte más importante del trabajo».

No hay presión, ¿verdad?

Una cosa es saber que quieres hacer un cambio de trabajo o profesión y otra muy distinta es poner realmente las ruedas en movimiento.

Es una decisión que cambia la vida. Los pasos que des determinarán, literalmente, el curso de tu futuro, tu capacidad de supervivencia, tu reputación, cómo te sientes al levantarte por la mañana y cómo pasas tus días.

¿Por dónde empezar con algo así?. ¿Qué se hace primero?. Si tienes que empezar como quieres, ¿cómo empiezas?

Y cuando el mundo es mucho más caótico y confuso de lo habitual, te preguntas ¿tiene siquiera sentido hacerlo?

Preguntas como éstas pueden mantenerte atrapado: tambaleándote al borde de la acción, viendo cómo las semanas, los meses y los años pasan volando mientras caminas nerviosamente hacia adelante y hacia atrás. 

Así que si este eres tú, con los dedos de los pies al borde del agua, con las listas de pros y contras, la sensación de temor en la boca del estómago, las dudas ardiendo en tu cerebro, entonces esto es para ti.

Así es como se empieza…

Comienza por los finales

Comienza con la visión de reconocer cuándo un trabajo, una etapa de la vida o una relación han terminado, y es necesario dejarlos ir.

Significa dejar lo que se ha acabado sin negar su validez o su importancia pasada en nuestras vidas. Todo esto implica un sentido de futuro, la creencia de que cada línea de salida es una entrada, que estamos ascendiendo, en lugar de salir.

Para muchos los comienzos son atractivos, emocionantes e inspiradores  y están cargados de la energía » que te lleva hacia adelante» de la motivación, el impulso y el esfuerzo. 

Esta seductora sensación de promesa interna de un cambio profesional es encantadora y es fácil dejarse absorber de una manera increíble, motivate a cambiar el rumbo profesional. 

Muchas veces otras personas experimentan, las sensaciones en dónde están presentes nuestros miedos, nuestras penas, nuestras incertidumbres. 

Estás sensaciones por supuesto que generan agobio cuando estamos a punto de hacer un gran cambio, pero no debes engancharte con esto, debes ser capaz de sobreponerte y pensar en que viene algo mucho mejor, que es hora de hacer el cambio laboral. 

Por lo que debes analizar que fuiste tú quien la trajo a tu vida la carrera o el empleo que realizas. Y al hacerlo se convirtió en parte de tu rutina diaria. Se metió en tu cabeza, ocupó tu tiempo, tu energía. Es parte de tu  identidad.

Las carreras son relaciones; nuestras decisiones sobre ellas nos definen como lo hacen nuestros amantes.

Y hasta los malos matrimonios duelen cuando se rompen.

Por esto es tiempo de reconocer el final inherente a su nuevo comienzo.

Analizando ¿Qué es lo que realmente dejas ir cuando abandonas esta carrera?. ¿Qué partes de ti vas a perder?

¿Qué has amado de lo que has hecho en este trabajo? ¿Qué necesitas reconocer y qué puedes agradecer?

¿Qué pequeñas e insignificantes rutinas que echarás de menos?

Es perfectamente posible sentirse miserable en el trabajo y aún así sentir tristeza por seguir adelante. Es mucho más común de lo que crees.

Así que date permiso y espacio para llorar la vida, la identidad y el futuro que dejas atrás. Para hacer el cambio laboral que necesitas.

Despejar las cubiertas

En 1994, el Dr Pennebaker y su equipo realizaron un estudio, en dónde reunieron a un grupo de personas que habían estado sin trabajo durante ocho meses, y los dividieron en tres grupos. 

Al primer grupo se le pidió que escribiera sobre su desempleo y cómo se sentía al respecto. Al segundo grupo se le invitó a escribir, pero no se le dio ningún tema. Al tercer grupo no se le dio ninguna instrucción para escribir.

Los participantes que escribieron sobre su experiencia de estar sin trabajo fueron significativamente más propensos que los otros grupos a encontrar nuevos trabajos después del estudio.

Pennebaker creía que, al escribir, eran capaces de descargar y desordenar el caos de sus mentes, organizar sus pensamientos de forma que les permitiera avanzar de forma significativa.

Y esto se debe a que el cambio de carrera puede ser una tormenta perfecta de pensamientos, así como emociones; alegría y terror; momentos de claridad en medio de meses de niebla; grandes preguntas; cientos de ideas. 

Es difícil crear en medio de tanto desorden.Entonces, ¿qué necesitas sacar y limpiar?

¿Qué miedos siguen flotando por ahí?, ¿Qué creencias te frenan?, ¿A qué sueños hay que darles voz?, ¿Qué secretos necesitan ser contados?.¿Qué necesitas perdonarte a ti mismo?.

Es el momento de sincerarte contigo

Es válido que no seas un escritor, puede que un diario no sea tu «camino». Pero sea cual sea tu «manera», busca un espacio seguro que te sirva para procesar y organizar tu mente. 

Puedes encontrarlo haciendo ejercicio, meditando o hablando con un amigo de confianza.

Puedes descargar tus pensamientos en una grabadora de voz cada noche antes de irte a la cama.

Saca las cosas duras, las que no quieres admitir, los sentimientos que desearías no sentir, lo feo y lo enfadado, y también lo esperanzador y lo soñador.

Y esto se debe a que la mente humana es siempre un lugar ruidoso, pero si encontramos una rutina o un espacio para decir lo que hay que decir, podemos hacer que lo sea menos.

Y en esos momentos de silencio, el camino a seguir será más claro.

Comprométete

Hay pocas cosas que den tanto miedo como lo desconocido.

  • ¿Qué pasará?
  • ¿Acertaré?
  • ¿Dónde terminaré trabajando?
  • ¿Y si no lo consigo?
  • ¿Cómo te proteges contra lo invisible y lo inesperado?

Ante las inevitables incertidumbres, vacilas, bailando un paso adelante, dos pasos atrás, con la esperanza de que, haciendo suficientes listas e imaginando suficientes escenarios posibles, puedas salvaguardarte del riesgo.

Dalguna manera, en todas tus predicciones y preparativos, también te proteges contra la acción y el progreso.

Empiezas y luego vuelves a terminar, casi con la misma rapidez. Tu comienzo se convierte en veinte comienzos, decisiones y finales en rápida sucesión.

Es por esto que debes entender que los comienzos más poderosos se lanzan con un compromiso.

Comprometerse con un resultado (el «qué»), sin conocer necesariamente los pasos para llegar a él (el «cómo»).

Es elegir hacia dónde te diriges y no aceptar ningún otro destino, te dé miedo o no, lo entiendas o no.

Eliges, y al elegir, eliges no volver atrás. Esto es clave para ti. 

Se principiante

Los comienzos hacen a los principiantes.

Y para los que somos profesionales, adultos, respetados por nuestros conocimientos y experiencia, eso puede ser duro.

Luchamos contra el desconocimiento. Ocultamos nuestras preguntas, nos contenemos ante los primeros intentos y estamos  con cautela ante posibilidad de fracasar.

Las frases de No metas la pata. No admitas que no sabes lo que estás haciendo. No pidas ayuda y no intentes nada que pueda no funcionar, las acostumbramos a repetirnos erróneamente. 

Y luego nos preguntamos por qué estamos atascados.Si empiezas algo nuevo, vas a ser un principiante.

Vas a meter la pata. Vas a tropezar. Te vas a equivocar.Eso es lo que hacen los principiantes. Y así son los comienzos.

Permitir.

Permitir se centra en que las ideas se presenten, luego se consideren, pero sobre todo que no se desechen inmediatamente como imposibles.

Debes permitir que te encuentres donde estás y que te comprometas con el mundo. Permitir que la gente te ayude.

Permitir que las experiencias entren en tu vida. Cometer errores y aprender de ellos.

Y al cultivar una mente de principiante, empiezas a tener experiencias más significativas.

Pasas a la acción más rápidamente, porque no estás atrapado en la preocupación de cómo podría salir mal. Se aprende más, porque se hace en lugar de pensar.

Hacer esto resulta ser menos estresante: la ansiedad se sustituye por la curiosidad y el asombro genuino. 

Muévete

Los comienzos requieren movimiento, acción, un conjunto de comportamientos distintos de los anteriores.

Y al principio de algo como un cambio de carrera, no siempre está claro qué movimientos o acciones hay que hacer.

¿Y si haces lo que no debes?, ¿Y si lo que haces no da frutos?, ¿Y si tienes que hacer muchas cosas antes de ver resultados?. Estás preguntas son las más frecuentes. 

La buena noticia es que casi cualquier acción, casi cualquier movimiento, sirve. Y esto se debe a que cualquier nuevo paso que des te llevará a un lugar en el que no has estado antes.

Cada nueva conversación te revelará algo que no sabías antes.Cualquier exploración de algo diferente ampliará tu pecera y te mostrará algo que antes no podías ver.

Empieza con algo que esté fuera de tu «normalidad». Puede ser una nueva clase, escuchar una charla novedosa, compartir con una persona interesante, tomar alguna ruta diferente a casa.

Te encontrarás con obstáculos. Te encontrarás con callejones sin salida. Quizás un poco decepcionado y luego confundido. Todo esto servirá para que aprendas a navegar por todos los altibajos que requiere la búsqueda de un trabajo satisfactorio.

 Pero todo eso viene después. Para empezar, debes moverte.

Continuar

Los comienzos son imprevisibles y desorientadores. En ese sentido, son emocionantes, pero como podemos elegirlos, también nos hacen 100% responsables de lo que viene después.

Aunque lo que nos espera parezca un nuevo comienzo, nos llevamos los recuerdos, el conocimiento y la experiencia que hemos acumulado, que impregnan nuestra forma de pensar y nuestras acciones más comunes. 

Esto quiere decir que empecemos lo que empecemos, llevamos nuestros «orígenes» con nosotros.

Así que, mientras buscas lo «nuevo»: nuevas experiencias, nuevas ideas, nuevas oportunidades, dale también la oportunidad a las cosas que te definen, que te gustan, en las que te destacas.

Tus sueños de la infancia, tus «pasatiempos», tus encantos permanentes. Si algo pide ser continuado, continúalo. A ver qué pasa por el camino.

Seguir adelante

Ciertamente en el punto donde estás debes entender algo muy simple;  Para aprender algo nuevo, aprende algo nuevo. Para seguir adelante aunque sea difícil, sigue adelante aunque sea difícil.

Para saber si la gente que hace el trabajo de tus sueños se gana bien la vida, tienes indudablemente que hacer exactamente eso «averigua si la gente que hace el trabajo de tus sueños gana bien la vida».

Para acercarte a alguien a quien admiras aunque te aterrorice que piense que eres un idiota, simplemente «acércate a alguien a quien admiras aunque te aterrorice que piense que eres un idiota».

Esto aplica para casi todo, es decir que si tienes que ofrecer una versión reducida de tu servicio/producto/consultoría por si alguien está dispuesto a comprarlo, hazlo. 

Para seguir avanzando aunque parezca que no hay esperanza, sigue avanzando aunque parezca que no hay esperanza.

Para empezar, empieza. Para hacer un cambio de carrera, sigue adelante.

Somos sicontrata.me, una web donde puedes encontrar distintas ofertas de empleo, tanto oportunidades para Freelance como para profesionales que buscan un puesto con fijo en una empresa. Te ayudamos a conectar tus servicios con tu empresa ideal.

Consejos

13 preguntas para entrevistas de trabajo a distancia que hay que preparar

Prepárate para la entrevista de trabajo antes de tenerla, si buscas trabajo en remoto, preparar las respuesta a estas preguntas serán esenciales para ti

Publicado

on

13 preguntas para entrevistas de trabajo a distancia que hay que preparar
Photo: iStockphoto

Si eres relativamente nuevo en el mundo del trabajo a distancia, puede que te preguntes qué tipo de preguntas de la entrevista para trabajar desde casa puedes esperar, que te hagan. 

Lo bueno es que te enseñaremos sobre algunas preguntas habituales en las entrevistas para trabajos a distancia y sobre las formas de responderlas, para que tú entrevista sea un éxito. 

13 preguntas de la entrevista de trabajo a distancia

Estas son las 13 preguntas más comunes que hemos seleccionado para ti, sin duda te serán muy útiles. 

1. ¿Tienes experiencia previa trabajando desde casa?

Un historial de éxitos en tu currículum dice mucho porque alguien que ya ha demostrado que puede manejar los desafíos del empleo a distancia es una buena apuesta para la empresa y para seguir desempeñándose bien.

Resulta muy útil que describas los detalles de su anterior experiencia de trabajo a distancia, como lo que hiciste y las horas que trabajaste. 

Si tú y tus compañeros de trabajo estaban situados en zonas horarias muy diferentes, explica cómo afrontaban los retos y qué sistemas pusiste en marcha para mantener todo en orden.

Sin embargo, si se trata de tu primer trabajo a distancia, necesitarás un enfoque diferente. 

Referente a esto Toni Frana, preparador profesional de FlexJobs, aconseja a los candidatos que «destaquen sus habilidades clave directamente relacionadas con el puesto. Habla de tus excelentes habilidades de comunicación verbal y escrita, de tus habilidades tecnológicas, así como de tus habilidades de organización y gestión del tiempo. Cada una de ellas es una habilidad deseable para los empleadores a distancia».

No olvides mencionar qué tecnologías dominas que te ayudarán en un puesto a distancia. Tal vez estés familiarizado con Google Docs para compartir y editar documentos, Trello para la gestión de proyectos y Slack para la colaboración. O tal vez hayas trabajado en la oficina, pero con clientes remotos. Explica cómo utilizaste tus habilidades para afrontar esos retos.

2. ¿Por qué quieres trabajar a distancia?

Si has trabajado principalmente en una oficina durante tu carrera, el gerente de contratación puede tener algunas preguntas sobre por qué estás solicitando un trabajo remoto.

Quizá seas más productivo en casa, donde hay menos distracciones. Tal vez vivas en una zona rural donde no hay muchas oportunidades en tu campo laboral  o tengas que recorrer una larga distancia para llegar al trabajo. Tal vez no te atraiga la idea de trabajar a distancia en sí, sino la idea de trabajar para esa empresa en concreto.

Independientemente de tus motivos, aborda el tema de frente y asegúrate de posicionarte favorablemente de forma que beneficie al empleador.

3. Háblame de tu trabajo favorito/menos favorito.

Esta es una de esas preguntas de la entrevista de trabajo desde casa que probablemente te harán. Si tu trabajo favorito incluía salidas en grupo y frecuentes almuerzos en equipo o por el contrario tu menos favorito era cuando te sentías atrapado detrás de un escritorio, es posible que un entrevistador no te vea como una gran opción para un papel remoto.

Sin embargo, si esa es tu respuesta honesta, enmarcala de manera que muestre cómo el trabajo remoto no te impedirá interactuar con los demás y cómo tu amor por trabajar con la gente te hace el candidato perfecto para este rol remoto.

4. ¿Cómo es tu oficina en casa?

Un director de contratación quiere tener la seguridad de que el entorno en el que trabajarás es cómodo, te permite ser productivo y está razonablemente libre de distracciones. 

Para lograr esta imagen hazle saber que te has esforzado en organizar tu oficina en casa. Da una imagen clara de cómo vas a trabajar y por qué será un espacio tranquilo y productivo.

5. ¿Cómo minimizas o minimizarías las distracciones cuando trabajas desde casa?

Las empresas que ofrecen puestos de trabajo a distancia saben que todo el mundo tiene momentos en los que es un reto mantenerse concentrado cuando se trabaja en casa. 

Habla de algunas cosas específicas que pueden ocurrir, por ejemplo un amigo llama para charlar, el fregadero está lleno de platos o los niños están en casa después de la escuela…Para esto debes discutie las estrategias específicas para limitar las distracciones y mantenerse concentrado.

Si realmente nunca has trabajado a distancia, habla de cómo has afrontado las distracciones mientras trabajabas en la oficina. 

En las oficinas presenciales puede haber tantas distracciones, si no más y explica cómo las has manejado puedes dar al entrevistador una idea de cómo vas a lidiar con las distracciones mientras trabajas en casa.

6. ¿Por qué quiere trabajar en nuestra empresa?

Su respuesta debe ser específica para la empresa con la que está hablando y no algo que pueda encajar en cualquier empresa o puesto. 

Los entrevistadores están tratando de determinar si has hecho un trabajo adecuado cumplimiendo tu deber en la empresa en la que trabajabas y por qué has solicitado esté puesto en particular.

7. ¿Cómo se organiza, prioriza y mantiene la motivación?

Dado que no habrá un jefe mirando por encima de tu hombro, el empleador te pregunta cómo te mantendrás motivado para realizar tus tareas.

Piensa en cómo te gusta organizar el trabajo y explica al entrevistador cómo te ayuda a cumplirlo. ¿Te gustan las listas de tareas a la antigua y haces una cada día para tachar tus logros? ¿Te gustan los calendarios y la programación de tareas y bloques de tiempo para trabajar?.

Tal vez te guste poner el cartel de «no molestar» y meterte de lleno en tu trabajo, apagando todas las notificaciones push hasta que la tarea esté terminada.

No olvides mencionar cómo priorizas las tareas y qué haces cuando hay varias cosas que necesitan tu atención.

8. ¿Qué es lo que más/menos le gusta de trabajar desde casa?

Para empezar, hazle saber al entrevistador que estás muy familiarizado con las ventajas de trabajar desde casa.

También es bueno demostrar que eres consciente de los inconvenientes que pueden surgir al trabajar de esta manera. Pero asegúrate de que la respuesta incluya la forma en que lo compensaras. 

Si hablas de que echas de menos la interacción social con los compañeros de trabajo, sigue describiendo cómo el tiempo que ahorras al no tener que desplazarte significa que puedes quedar con tus amigos para cenar una vez a la semana.

Los empleadores buscan respuestas reflexivas de alguien que reconozca los aspectos positivos del trabajo a distancia, junto con los desafíos. No quieren contratar a alguien que se sienta infeliz cuando el trabajo desde casa no sea lo que esperaban.

9. ¿Cómo te coordinarás y comunicarás con tus compañeros de trabajo para garantizar que el trabajo se realice de forma eficiente?

La comunicación es esencial para todos los equipos, pero desempeña un papel fundamental cuando los trabajadores se encuentran en lugares diferentes. 

Los candidatos más prometedores son conscientes de las distintas formas que tienen los compañeros de trabajo de ponerse en contacto entre sí y no tienen miedo de aprender nuevos métodos si eso significa mejores resultados.

También hay que señalar el valor de las comprobaciones periódicas por audio o videochat para obtener información y asegurarse de que nada se escapa.

En realidad, la comunicación a distancia es similar a la comunicación en la oficina, así que habla de eso también. Pon ejemplos de los momentos en los que te hayas enfrentado a problemas de comunicación en la oficina y explica cómo los resolviste.

10. ¿Cómo es tu día ideal?

No empieces a responder a esta pregunta hablando de levantarte y preparar el desayuno. Cuando los empleadores hacen esta pregunta, buscan una rutina y una estructura para tu día. 

Incluso si nunca has trabajado a distancia, empieza describiendo tu rutina en la oficina. Por ejemplo, un empleado puede empezar su día creando una lista de tareas prioritarias, seguida de la comprobación de los correos electrónicos.

Este tipo de preguntas en las entrevistas de trabajo a distancia tienen por objeto distinguir a las personas que pueden gestionar eficazmente el trabajo en casa de las que sólo piensan que sería agradable, pero no están realmente preparadas para los trabajos a distancia.

Los trabajadores a distancia están solos la mayor parte del día. Los empleadores quieren saber que eres disciplinado, que puedes evitar las distracciones y que tienes tácticas para mantenerte en el camino y ser productivo.

11. ¿Cómo te gusta trabajar? ¿Necesita mucha orientación?

Algunos empleados necesitan más orientación que otros, pero los empleados remotos necesitan trabajar con independencia de sus jefes y su equipo. Pero preferir mucha dirección no debería descalificarte automáticamente para un puesto remoto.

Responde a esta pregunta con sinceridad. Si en general necesitas mucha orientación, no digas que trabajas bien de forma independiente; podrías tener problemas cuando empieces a trabajar en un equipo remoto. En su lugar, explique que le gusta mucha información y dirección, y luego explique cómo obtendrá lo que necesita de los miembros de su equipo remoto.

12. Dé un ejemplo de un proyecto en el que haya participado de principio a fin.

Algunas preguntas de la entrevista de trabajo a distancia pueden no tener sentido en ese momento, pero están orientadas a encontrar personas que puedan manejar con éxito el horario, el entorno de trabajo y la carga de trabajo de trabajar desde una oficina en casa.

En este caso, el empresario busca el compromiso y el empuje de un candidato. Dado que los empleados remotos trabajan de forma muy independiente, los empresarios quieren saber que un proyecto estará en buenas manos si se le asigna.

Para esto resulta muy útil que compartas una historia de un proyecto que muestre tu iniciativa y determinación para demostrar que no dejas escapar los proyectos.

13. ¿Te sientes cómodo sin estar rodeado de gente todo el tiempo?

Obviamente, cuando trabajas desde casa, no estás rodeado de tanta gente en contraste con el trabajo en una oficina.

Aunque una parte importante del trabajo a distancia es el «tiempo a solas», cualquier persona que busque un trabajo a distancia no debe asumir que un papel a distancia significa no interactuar nunca con los compañeros.

De hecho, los mejores empleados remotos son receptivos, comunicativos y proactivos.

Preparación y práctica de la entrevista

Prepararse para una entrevista a distancia no es, en muchos sentidos, diferente a prepararse para una entrevista en persona. Al igual que se preparan las respuestas a las preguntas más habituales de las entrevistas, también se pueden preparar las respuestas a las preguntas de las entrevistas de trabajo desde casa y conseguir un éxito en la entrevista.

Seguir Leyendo

Consejos

6 consejos para conseguir un empleo en un entorno de trabajo virtual

Aplica estos consejos que te ayudarán a conseguir empleo en la modalidad de teletrabajo o trabajo en remoto

Publicado

on

6 consejos para conseguir un empleo en un entorno de trabajo virtual
Photo: Shutterstock

 Estos entornos de trabajo virtuales son ahora más frecuentes que nunca, lo que ha cambiado el sector y la forma en como hay que prepararse para pivotar en él. 

Desde la primera entrevista hasta la aceptación de la carta de oferta, todo ocurre sin salir de casa.

Algunos de los clásicos siguen siendo válidos para prepararse: vestirse bien, presentarse con antelación y estar preparado para responder a preguntas difíciles. 

Sin embargo, con la eliminación del lenguaje corporal visible y la incorporación de la tecnología, un entorno de trabajo virtual conlleva un proceso de entrevista único.

Seis mejores maneras de conseguir el trabajo ideal en un entorno de trabajo virtual

Puede resultar un poco intimidante, pero no hay que temer. Hemos preparado las seis mejores maneras de conseguir el trabajo de tus sueños en un entorno de trabajo virtual y parecer natural en este espacio de trabajo socialmente distanciado.

1. Práctica el uso de varias plataformas de videoconferencia

Las videoconferencias son cruciales para que las empresas virtuales conecten a los compañeros de trabajo entre sí y con los clientes.

Para lograr esto, debes conocer a las plataformas de videoconferencia más populares son:

  • Zoom
  • Google Hangouts/Meet
  • Skype
  • UberConference
  • Jitsi Meet

Cada plataforma ofrece una cuenta básica gratuita. 

Primero debes crear una cuenta, luego es recomendable que practiques cómo entrar en una reunión, cómo navegar por los controles de vídeo, audio y cómo compartir tu pantalla. 

Asegúrate de que tu cámara al igual que el micrófono funcionen y que has descargado los complementos que necesitarás antes de la entrevista.

Además, identifica un lugar para tu entrevista de trabajo virtual que ofrezca un fondo apropiado, un ruido de fondo mínimo y una iluminación adecuada. Haz una práctica con un amigo o familiar, para que te sientas seguridad cuando llegue el momento de reunirte con el reclutador o el gerente de contratación. 

2. Investiga con antelación

Tómate el tiempo necesario para conocer la organización a la que te presentas. ¿A qué se dedican? ¿Por qué quieres trabajar allí? ¿Qué es lo que te atrae de su misión o visión? 

Consulta su página web y las publicaciones que tengan disponibles; estudia la historia de la organización y las personas que tienen en sus equipos. 

Prepara una lista de preguntas que demuestre que has aprendido lo que está disponible y que quieres seguir ampliando tus conocimientos a través de tus preguntas. Hacer esto demostrará que estás interesado en la empresa y que eres capaz de investigar. 

3. Conéctate a través de los medios y redes sociales

Ahora es el momento de asegurarse de que tu perfil de LinkedIn está actualizado y si es posible debes lograr actualizar cualquier otra presencia en los medios sociales que tenga para dar lo mejor de ti mismo. 

Debes cerciorarte de que tus cuentas de Facebook y Twitter, cuentan la historia que quieres que los futuros empleadores conozcan de ti. 

Si utilizas estas cuentas únicamente para tus contactos personales, asegúrate de hacerlas privadas. Si tienes una presencia pública, conéctate o sigue al reclutador con el que vas a hablar y comprométete también con la empresa en sus redes sociales. 

4. Sé simpático y demuestra que encajas en la cultura de la empresa

Las empresas virtuales tienen equipos enteros que trabajan a distancia el 100% del tiempo. Esto requiere que los empleados hagan un esfuerzo adicional para construir relaciones de colaboración que son más naturales en entornos presenciales. 

Dado que no hay una forma física para conectar con tus compañeros de trabajo, tienes que demostrar a tu empleador tu potencial, que eres capaz de trabajar en equipo y encajar perfectamente en la cultura de la empresa. 

Tienes que transmitir que eres simpático y atractivo; asegúrate de que tu personalidad brille a pesar de la distancia. Tu objetivo número 1 es que tu entrevistador salga de la entrevista entendiendo quién eres y por qué serías un activo valioso para el equipo.

5. Sé consciente de su lenguaje corporal

Controla tu lenguaje corporal para asegurarte de que es apropiado: sonríe, asiente con la cabeza para demostrar que estás escuchando y mantén el contacto visual durante la entrevista. 

Es importante que todo resulte lo más natural posible. Muéstrate comprometido y relajado. Coloca la pantalla y la cámara de forma que mires a la persona con la que estás hablando. Puede que tengas que hacer algunos ajustes, pero quieres que la sensación sea similar a la de estar sentados en la misma habitación cara a cara.

6. Envía un correo electrónico de agradecimiento

Muestra tu agradecimiento a todos los que han participado en la entrevista y el proceso de contratación. Utiliza las invitaciones a las reuniones y las cadenas de correo electrónico para recopilar la información de contacto de todas las personas con las que te reuniste y hablaste. 

Asegúrate de anotar sus nombres para dirigirte a ellos correctamente en tu correo electrónico. Agradéceles su tiempo y atención, e incluye un detalle específico de tu reunión que te haga destacar y demuestre tu atención a los detalles. 

Recuerda: este es tu momento para dar a conocer tu capacidad para prosperar en el trabajo virtual. Aporta las habilidades clásicas de las entrevistas, pero también prepárate para mostrar tu capacidad de adaptación en este cambiante mundo virtual. 

Lo mejor de todo esto es que cada vez hay más puestos de trabajo virtuales, disponibles para ti.

Seguir Leyendo

Consejos

¿Cómo cambiar de profesión sin tener experiencia en el nuevo campo?

Para facilitar este cambio, hemos elaborado una guía que le ayudará a cambiar de profesión aunque no tenga experiencia.

Publicado

on

¿Cómo cambiar de profesión sin tener experiencia en el nuevo campo?
Photo: Shutterstock

Todas las personas merecen ser felices en su profesión, así que cuando la situación actual laboral ya te satisface, puede ser necesario un cambio. 

Sin embargo, la perspectiva de cambiar de carrera puede parecer desalentadora, especialmente si no se tiene experiencia en el nuevo campo de interés.

¿Cómo cambiar de profesión sin experiencia?

Responde a la pregunta «¿Qué quiero hacer?».

Algunas personas que cambian de carrera tienen una idea clara de hacia dónde cambiar, mientras que otras se sienten perdidas.

Las personas de esta última categoría deben empezar por la introspección. Pensar en las cosas que le apasionan puede dar pistas, al igual que recordar las actividades que disfrutabas de niño. Si, por ejemplo, de pequeño no ibas a ningún sitio sin un libro en la mano y te interesa trabajar con niños, ser bibliotecario puede ser una gran opción.

¿Sigues teniendo dificultades para elegir la carrera? 

Considera la posibilidad de pedir ayuda a un asesor profesional o de realizar una evaluación en línea.

Investiga.

Averigua todo lo que puedas sobre los nuevos trabajos que te interesan: requisitos educativos, mercado, salario, habilidades demandadas, etc. 

Empieza por Internet, pero también intenta encontrar a personas reales que ocupen puestos que te resulten fascinantes. 

Hablar con ellos, o incluso hacer un seguimiento del trabajo para ver de primera mano sus tareas diarias, te proporciona información importante y te permite hacer preguntas para aclarar dudas.

Evalúa.

A medida que vayas adquiriendo conocimientos sobre la nueva carrera, puedes empezar a evaluar lo que se necesita para entrar en ella. 

Por ejemplo, puedes decidir que inscribirte en un curso de enfermería es más adecuado para tu situación actual, que un curso más largo para convertirte en enfermera titulada.

Algunos cambios de carrera pueden ser más fáciles de lo que se pensaba en un principio debido a las habilidades transferibles. 

Examina las habilidades que posees actualmente y que los empleadores de tu nuevo campo considerarían deseables. 

Las habilidades de atención al cliente adquiridas durante años en el comercio minorista, por ejemplo, podrían aprovecharse para trabajar en la recepción de una consulta médica de gran actividad.

Demuestra seriedad.

Demuestra a los posibles empleadores que este cambio de carrera no es sólo un capricho. 

Toma una o dos clases relevantes para reforzar tus credenciales. Busca oportunidades de voluntariado o trabajos independientes que te permitan poner en práctica tus habilidades o demostrar tu pasión.

Únete a las asociaciones profesionales adecuadas y asiste a los eventos del sector.

Conviértete en un miembro activo de los grupos de LinkedIn en el ámbito de tu interés. Estas actividades también ayudan a ampliar su red de contactos.

Véndete.

Al final, conseguir cualquier trabajo implica convencer a un posible empleador de que tienes lo que hace falta para satisfacer las necesidades de la empresa. En lugar de insistir en lo que te falta, céntrate en lo que ofreces.

Empieza con una carta de presentación impecable que exponga claramente tus argumentos. 

Preséntate como una persona que aprende rápido, como un experto en todos los oficios, como alguien que comparte los valores de la empresa o como un aspirante con excelentes habilidades transferibles, sea cual sea el punto de vista que más atraiga la atención del director de recursos humanos.

A continuación, considera la posibilidad de elaborar un currículum funcional. Mientras que el currículum cronológico estándar destaca el historial laboral, el funcional se centra en las habilidades y puede ser más eficaz cuando se cambia de carrera. 

Seguirá siendo necesario enumerar los empleos anteriores, pero esa información se indica brevemente al final del documento en lugar de ocupar el centro del mismo.

Y cuando consigas una entrevista, mantén el tono. Lo que te falta de experiencia directa suele compensarse con un posicionamiento adecuado y entusiasmo.

Seguir Leyendo