¿Cuáles son tus puntos fuertes? Cómo responder a esta pregunta habitual en las entrevistas

Hay una delgada línea entre la confianza y el exceso de confianza.

Muchos aspirantes a un empleo evitan hablar de sus puntos fuertes durante una entrevista de trabajo por miedo a parecer jactanciosos o arrogantes.

Pero, si alguna vez hubo un momento para hablar con confianza de tus habilidades y capacidades, la entrevista de trabajo es ese momento, especialmente cuando el entrevistador te pide que hables de tus puntos fuertes. 

Afortunadamente, hay una forma correcta de responder a la pregunta. Y una vez que entiendas por qué los entrevistadores te preguntan sobre tus puntos fuertes en una entrevista, podrás crear una respuesta contundente que no parezca una fanfarronada y que te posicione como el candidato más fuerte para el puesto.

¿Por qué te preguntan sobre tus puntos fuertes en las entrevistas de trabajo?

Los jefes de contratación no preguntan «¿Cuáles son sus puntos fuertes?» porque sea una pregunta capciosa. Es simplemente una pregunta capciosa.

Dejando a un lado las bromas, hay algunas razones de peso por las que los empresarios preguntan por tus puntos fuertes (y débiles) en una entrevista de trabajo.

Cómo responder a esta pregunta habitual en las entrevistas

Puede ser útil recordar que una entrevista es como una primera cita. Tú intentas saber más sobre el trabajo y el entrevistador intenta saber más sobre ti. Y aunque preguntar por tus puntos fuertes puede parecer una trampa, en realidad no lo es.

Rachel Adkins, asesora profesional de FlexJobs, dice que los entrevistadores utilizan esta pregunta para evaluar al candidato. «Intentan ver si te conoces lo suficientemente bien como para enumerar tus puntos fuertes bajo presión». 

El director de contratación quiere saber si eres lo suficientemente consciente de ti mismo como para entender cuáles son tus puntos fuertes y ver si puedes hablar de dichos puntos fuertes de una manera humilde, pero profesional.

Prepara tu respuesta

Tu preparación para la entrevista debe incluir tiempo para determinar tus puntos fuertes. Pero es conveniente que elijas los puntos fuertes que son relevantes para el puesto para el que te estás entrevistando. Esto puede ayudar a demostrar que eres la mejor persona para el trabajo.

Personalízate

Empieza por hacer una lista de lo que crees que son tus puntos fuertes. Aunque deben ser profesionales (tus habilidades en la limpieza del jardin y el huerto pueden no ser un punto fuerte si estas aplicando para el empleo de ingeniero electricista), no tengas miedo de lanzar una red amplia. Puede que te sorprenda la cantidad de puntos fuertes profesionales que tienes.

Reduce la lista

Una vez que hayas creado una lista de puntos fuertes, tendrás que reducirla. Al fin y al cabo, es probable que sólo tengas que hablar de uno o dos puntos fuertes durante una entrevista de trabajo. 

Así que, al igual como personalizarías una carta de presentación y adaptarías un currículum para solicitar un puesto de trabajo, deberías personalizar tu lista de puntos fuertes y orientar tu respuesta al puesto concreto.

Revisa la descripción del puesto y averigua qué habilidades busca el empleador en un candidato. ¿El puesto de trabajo menciona mucho las habilidades de comunicación? ¿Organización?.

Haz una lista de las tres o cuatro palabras claves más importantes que encuentras en la descripción del puesto o en la oferta de trabajo.

Luego toma esa lista de palabras clave y ve cuáles de tus puntos fuertes coinciden con lo que busca el empleador. Si el empleador busca a alguien con una gran capacidad de organización y uno de tus puntos fuertes es la creación de orden (por ejemplo, tal vez creaste la estructura de la biblioteca en la intranet de tu empresa), tienes un punto fuerte específico que el empleador está buscando.

¿Qué puntos fuertes elegir?

Por supuesto, elegir qué puntos fuertes utilizar en la entrevista de trabajo no es tarea fácil, sobre todo si tienes muchos que son relevantes para el puesto. Así que, ¿qué habilidades deberías elegir y por qué deberías escogerlas?

Lo que te hace especial

Intenta elegir puntos fuertes que sean únicos para ti. Puede parecer una tarea difícil. Al fin y al cabo, hay un número limitado de puntos fuertes en el mundo.

El truco, entonces, es elegir un punto fuerte que te haga destacar en la entrevista de trabajo. Adkins dice: 

«Elige sólo los puntos fuertes en los que realmente destaques. Luego, piensa en un momento en el que hayas utilizado esos puntos fuertes. 

Quieres demostrar al empleador que no sólo tienes esos puntos fuertes, sino que puedes aplicarlos en tu puesto de trabajo y los resultados benefician a la empresa».

Asegúrate de que puedes respaldar tu punto fuerte

Cuando expliques por qué es tu punto fuerte, evita «exagerar» las cosas. Como explica Adkins, «aunque no se trata de una pregunta con truco, los solicitantes de empleo pueden «meter la pata» en esta pregunta».

También se aconseja algunos puntos importantes como: «Evita mentir cuando respondas a esta pregunta. Si dices que eres bueno en algo y te contratan, es probable que el empleador se dé cuenta de que ese punto fuerte no es el tuyo cuando empieces a trabajar.»

Sean cuales sean los puntos fuertes en los que te centres, asegúrate de poder apoyarlos poniendo en práctica y aprueba tus habilidades y experiencias. 

Si dices que tu punto fuerte es tu capacidad superior de diseño web, debes tener un portafolio que respalde tu afirmación y poder hablar de los resultados.

Cómo responder a «¿Cuáles son sus puntos fuertes?» en una entrevista

Si sólo recuerdas una cosa sobre cómo hablar de tus puntos fuertes durante una entrevista de trabajo, recuerda esto: no es lo que dices, sino cómo lo dices.

Un empleador realmente quiere saber cómo hablas de tus puntos fuertes sin alardear, y cómo tus puntos fuertes pueden ayudarles a ellos como empresa.

Cuenta una gran historia

En lugar de decir que tienes las habilidades, tienes que demostrar al empresario que las tienes. Una de las mejores maneras de hacerlo es utilizando el método STAR.

STAR significa Situación, Tarea, Acción, Resultado. 

Mediante esta técnica, explicas una situación (u obstáculo) a la que te enfrentaste, las tareas de las que fuiste responsable, la acción que llevaste a cabo para lograr el objetivo (o resolver el problema) y el resultado de tus acciones.

Este marco te da un esquema para responder fácilmente a la pregunta. Sin embargo, cuando la respondas, no des respuestas de alto nivel. 

Profundiza para contar una historia convincente que ayude al empleador a imaginarlo en el puesto.

Por ejemplo, cuando un empleador te pregunte: «¿Cuáles son tus puntos fuertes?», no digas: «Mi capacidad de organización, porque me ayuda a mantenerme al tanto de mis tareas y a cumplir mis objetivos».

No hay nada malo en esa respuesta. Sin embargo, no tiene mucho sentido. En su lugar, prueba con esto:

Mi mayor fortaleza es mi capacidad de organización. Cuando empecé a trabajar en mi actual puesto, no había un sistema de archivo adecuado para las facturas pagadas. Todo se metía en una carpeta. 

A veces esas carpetas tenían etiquetas, y a veces no. Y las etiquetas siempre variaban. Podía ser el mes, el nombre de la empresa o la categoría de la factura. Era un caos y no nos permitía encontrar rápidamente los archivos. Así que creé un sistema de archivo lógico.

Ahora, cuando se paga una factura, se empieza por buscar el archivo del mes, y luego se busca el archivo del nombre de la empresa. La factura pagada va en esa carpeta. Las empresas están todas en orden alfabético, lo que facilita encontrar el archivo exacto que se busca.

Ahora, cuando la gente necesita encontrar una factura específica para una empresa concreta, sabe exactamente dónde buscar, en lugar de tener que buscar en un cajón interminable de carpetas. Ya no perdemos facturas y la gente pasa mucho menos tiempo buscando una en concreto.

Este es un gran ejemplo de cómo explicar una situación (un mal sistema de archivo), la tarea (arreglarlo), la acción (archivos alfabéticos) y el resultado (no se pierden facturas y se pierde menos tiempo buscando facturas).

Habla de ti mismo

Hay una línea muy fina entre hablar y presumir de tus puntos fuertes. Pero con un poco de planificación, preparación y la comprensión de que no es una pregunta capciosa, la respuesta a «¿Cuáles son sus puntos fuertes?» se convierte en un juego de niños y tendrás una respuesta que hará que el director de contratación quiera contratarte.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.