Cuidado con hacer estas 10 preguntas en una entrevista de solicitud de empleo

Cuidado con hacer estas 10 preguntas en una entrevista de solicitud de empleo

Cuando te encuentres inmerso en el proceso de reclutamiento de una empresa para optar por un trabajo y tengas la oportunidad de hacer preguntas al entrevistador las cosas pueden cambiar de forma negativa o no.

Pero en definitiva debe ser en el mejor de los casos una oportunidad para aprender más sobre el trabajo y demostrar que eres un candidato cualificado, reflexivo y con experiencia, idóneo para la vacante.

Ten presente que las preguntas inteligentes pueden impresionar al director de contratación, también las malas pueden perjudicar seriamente las posibilidades de conseguir el trabajo.

Por eso es tan importante ser estratégico a la hora de hacer ciertas preguntas en una entrevista. Aquí podrás conocer algunos temas que querrás abordar con cuidado, para obtener excelentes resultados.

10 preguntas que hay que hacer con cuidado en una entrevista

Dentro de las preguntas que tienes que manejar con sumo cuidado están:

1. Preguntas generales sobre la empresa

Antes de la entrevista, ya deberías saber a groso modo sobre la empresa. Y al final de la entrevista, debería saber aún más. Hacer una pregunta general sobre la empresa («¿A qué se dedica exactamente esta empresa?») hace que parezca que no has prestado atención y que no has investigado antes de la entrevista.

En lugar de algo general, haz preguntas específicas sobre la empresa. Puedes pedir al director de contratación que te hable de la cultura de la empresa, de los programas de creación de equipos o de las oportunidades de desarrollo profesional para conocer mejor el funcionamiento interno de la empresa.

2. Información general sobre el puesto

Aunque al final de la entrevista deberías saber casi todo lo que necesitas saber sobre el puesto, es muy posible que todavía tengas algunas preguntas pendientes.

Sin embargo, preguntar algo como «¿Qué más puede decirme sobre el puesto?» está definitivamente en la lista de preguntas prohibidas. 

Es demasiado general, demasiado vago una vez más, hace que parezca que no estás prestando atención. En su lugar, intenta hacer una pregunta específica sobre el trabajo:

«¿Cómo interactúa esta función con otros departamentos?»

«¿Qué tipo de problemas espera que resuelva la persona contratada para este puesto?»

«¿Cómo será el éxito en este puesto?».

3. Salario

El salario es por supuesto, un aspecto importante de cualquier trabajo. Y por desgracia, los empleadores no tienen la costumbre de hablar del salario en la descripción del puesto. Pero cuando se trata de preguntas que no se deben hacer durante una entrevista, el salario es definitivamente un tema que se debe evitar.

Por lo menos, sacar el tema del dinero en las primeras entrevistas podría indicar que estás buscando el trabajo por razones equivocadas o que lo rechazarás si el salario no es lo suficientemente alto. 

Es mejor esperar a recibir la oferta de trabajo para preguntar por el salario. Sin embargo, si el empleador saca a relucir el salario durante la entrevista, entonces no hay problema en tener la discusión.

4. El rumor

Está bien preguntar al director de contratación sobre cosas que hayas leído en las noticias o escuchado en el sector sobre la situación de la empresa.

Pero cuando se trata de preguntas que hay que enfocar con cautela, preguntar sobre algo de los rumores puede resultar poco profesional.

5. Preguntas personales.

No hagas nada demasiado personal ni preguntas que si el entrevistador te las hiciera, podrían considerarse ilegales.  

No sólo podrías hacer que el entrevistador se sintiera incómodo, sino que también podrías dar la impresión de ser desconsiderado, lo que perjudicaría tus posibilidades de avanzar.

Si quieres romper el hielo, puedes mencionar, por ejemplo, que te has dado cuenta en su perfil de LinkedIn de que fue a una universidad concreta y preguntarle qué le gustó o en qué se especializó. Eso sí, asegúrate de mantener la ligereza.

6. Llevar perros o niños a la oficina.

Aunque quieras conectar con un trabajo que apoye un equilibrio positivo entre el trabajo y la vida privada, hay mejores formas de averiguar cómo la empresa apoya esas iniciativas que preguntar durante la entrevista. 

Por lo general, cosas como «admite mascotas» o «guardería in situ» figuran en la descripción del puesto o en el sitio web de la empresa. Pero si no es así, haz otras preguntas para saber más sobre la cultura de la empresa que te ayuden a entender si Fido (tu mascota) es bienvenido en la oficina o no.

La única excepción, en este caso, es si tienes un perro de servicio o apoyo en caso de discapacidad. Para esto las diferentes leyes que involucran el tema de las Discapacidades (ADA), brindan información a la empresa sobre el «ajuste razonable» para su perro de servicio (que no es lo mismo que un animal de apoyo emocional), que se realizaría en caso de obtener el empleo. 

Sin embargo, esto no significa automáticamente que pueda llevar a su perro de servicio al trabajo. Si tiene que llevar un perro de servicio, puede considerar discutir sus necesidades al principio del proceso de entrevista en caso de que el empleador no pueda brindarte los requerimientos necesarios para tu discapacidad.

7. Horarios flexibles

Déjate guiar por la cultura de la empresa en lo que respecta a los horarios de trabajo flexibles. 

Normalmente, las empresas indican las opciones de trabajo flexible en el anuncio de empleo o en la página web. Si no están ahí, pregunta sobre la cultura de la empresa y busca pistas en las respuestas del entrevistador.

8. Beneficios

Partiendo de la misma premisa que la pregunta sobre el salario, las preguntas que no se deben hacer durante una entrevista incluyen detalles sobre las prestaciones (vacaciones, baja por enfermedad, seguro, etc.). 

Al igual que ocurre con el salario, preguntar sobre los beneficios en una fase temprana de la entrevista te posiciona como alguien que está más interesado en lo que el trabajo puede hacer por ti y no en lo que tú puedes hacer por la empresa.

Hasta que no recibas una oferta o estés en las fases finales de la posibilidad de recibir una oferta, este tema tendrá que esperar.

9. Promociones

No te preocupes por este tipo de preguntas. Tener una trayectoria profesional clara es importante, es igualmente importante entender cuál podría ser su trayectoria en esa empresa. Pero hay formas sutiles de averiguar cómo podría ser tu futuro allí.

Pregunta qué significa tener éxito en el puesto. ¿Cómo mide la empresa el éxito a diario, mensualmente y anualmente? O también podrías preguntar ¿por qué hay una vacante en el puesto?.

10. Comprobación de antecedentes y pruebas de drogas

Siempre que busques trabajo, es mejor asumir o suponer que tendrás que pasar por una prueba de antecedentes y un test de drogas. 

Hacer preguntas sobre estos temas durante una entrevista podría implicar que tienes algo que ocultar.

Si hay algo que puede hacer que la empresa se cuestione su contratación, es mejor ser franco al respecto y explicar con honestidad y franqueza cuál es el problema y cómo no interferirá en su empleo.

Hacer las preguntas adecuadas

Todos los solicitantes de empleo deberían hacer preguntas reflexivas y de sondeo al final de la entrevista. Es su mejor oportunidad para aprender más sobre el trabajo y la empresa. 

Pero saber qué preguntas no hay que hacer en una entrevista, o cuáles hay que abordar con más cuidado, te ayudará a evitar cualquier error y con suerte, podrás  pasar a la siguiente entrevista y asi recibir una oferta de trabajo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.