Toma el control de su profesión antes de iniciar la búsqueda de empleo

Toma el control de su profesión antes de iniciar la búsqueda de empleo

Determinar si cambiar de carrera o no es un reto. Incluso si no estás contento en tu puesto actual, hay muchos beneficios de permanecer en la empresa en lugar de embarcarse en una nueva búsqueda de empleo. 

Antes de hacer cualquier movimiento, debes determinar primero si es mejor para tu carrera encontrar una forma de ascender en la empresa, o empezar a buscar un nuevo trabajo.

Sin embargo, es importante no esperar a estar «quemado» para empezar a planificar los próximos pasos de tu carrera.

Utiliza estos consejos para medir tu nivel de satisfacción en tu trayectoria profesional actual, determinar si hay cambios que puedes hacer para dar un giro en tu trabajo actual y ¿cómo saber que ha llegado el momento de seguir adelante?:

1. Evaluar la situación

Empieza por hacerte las siguientes preguntas:

¿Está afectando mi trabajo a mi calidad de vida?

Si estás irritable en el trabajo y/o te llevas el trabajo a casa de forma que tu mal humor afecta a los miembros de tu familia, tu calidad de vida -y la de los que te rodean- se ve afectada.

Presta atención a estas señales: 

Te quejas constantemente del trabajo a cualquiera que te escuche, piensas en el trabajo cuando no estás allí y los pensamientos son siempre negativos, temes las reuniones de equipo o las actividades sociales relacionadas con el trabajo porque tienes que estar «molesto».

Tampoco debes conformarte y aceptar es «suficientemente bueno» como norma para tu trabajo y tu vida personal.  

¿Me da miedo ir a trabajar?

Ser infeliz en el trabajo puede afectar a tu salud mental y física. Los cambios de humor y la depresión no deben aceptarse como parte normal de su personalidad.

Además, si te encuentras en un estado de enfermedades físicas constantes, como dolor de estómago, dolores de cabeza y otras dolencias asociadas a la ansiedad que no han sido tratadas por un médico, es probable que la infelicidad en el trabajo sea la culpable.

¿Digo que estoy enfermo cuando no lo estoy, me tomo descansos sólo para alejarme de mi mesa o invento excusas para no asistir a las reuniones o a los ejercicios de creación de equipos?

Evitar los problemas garantiza que seguirán siendo problemas. Si intentas escapar constantemente de las funciones laborales, los compromisos sociales e incluso el lugar de trabajo, es hora de evaluar por qué no quieres estar en estas situaciones y dónde quieres estar en tu vida y tu carrera.

2. Sé realista  

Ten en cuenta, que no existe el «trabajo perfecto». Pocas personas disfrutan de todos los aspectos de su trabajo. 

Es importante ser realista sobre tu función actual y determinar si realmente es el momento de iniciar una nueva búsqueda de empleo, o si simplemente estás descontento con una o más áreas del trabajo que puedes mejorar.

Si no estás satisfecho con ciertos aspectos del trabajo, habla con tu jefe sobre las opciones de mejora. Esto podría incluir un nuevo papel, una nueva oficina, flexibilidad laboral u otras opciones.

Por otra parte, si antes de ser contratado se le comunicaron ciertos requisitos laborales con los que tiene dificultades, tendrá que reevaluar si las especificaciones del trabajo se ajustan realmente a sus deseos y necesidades profesionales. 

Es poco probable que puedas cambiar las políticas de la empresa basándote únicamente en tus preferencias personales, pero eso no significa que la empresa no sea la adecuada.

Por ejemplo, si no puedes o no estás dispuesto a cumplir ciertas cuotas de ventas, pero te alineas perfectamente con la visión y la misión de la empresa, deberías buscar otro puesto que no tenga esos requisitos o restricciones. Ese puesto puede estar dentro de la misma empresa.

También es posible que la cultura de trabajo actual en tu empresa ya no se alinee con tus necesidades y valores. En este caso, lo mejor es buscar una cultura de empresa que le atraiga y le inspire.

Por último, por mucho que trabajes, date cuenta de que no tienes derecho a un ascenso o a un salario más alto si careces de las habilidades y la experiencia para esos puestos.

3. No tomes decisiones precipitadas  

Una vez que hayas evaluado la situación y hayas adoptado un enfoque realista para valorar tu puesto actual, debes tener cuidado de evitar las decisiones precipitadas.

A pesar de la mejora de la economía, la competencia por los puestos de trabajo sigue siendo feroz. No hay garantía de que vayas a conseguir otro de inmediato y buscar de forma pasiva podría añadir otro estrés a tu jornada laboral.

Plantéate si no estás estancado en la rutina. Si es así, habla con tu jefe sobre las oportunidades de liderazgo en tu empresa. Es posible cambiar de función y ascender en tu organización actual, reavivando tu pasión por el trabajo. 

De hecho, esa misma encuesta de Recruiter Nation descubrió que el 38% de las colocaciones de los reclutadores son con candidatos internos.

Antes de cambiar de trabajo, pregunta por las oportunidades de ascenso en tu empresa actual.

Si tienes otras inquietudes sobre tu función y el avance profesional, durante las revisiones periódicas realizadas en la empresa sobre el desempeño son el sitio perfecto o el momento oportuno, para iniciar esa conversación, ya que tu desempeño laboral ya está siendo discutido.

Eres el dueño de tu propia profesión

Tienes el poder de determinar si ha llegado el momento de dar un paso al frente y buscar un nuevo trabajo, o si hay oportunidades de progreso que te permitan avanzar profesionalmente mientras sigues en la misma empresa.

Analiza de forma realista y honesta tu situación laboral actual y determina lo que el cambio de trabajo supondrá para tu carrera y tu sustento antes de hacer un cambio.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.